enfermedades del aparato urinario

Gracias Fernando por tu cooperacion

absceso de riñón

Acumulo de sustancias infecciosas en el parénquima renal.
Infección debido a estafilococos aureus proveniente de una infección cutánea.
Molestias a nivel lumbar. Abscesos pequeños y múltiples.
Presencia de dolor lumbar.
Atacar el agente infeccioso.
Paliativo. Colocar compresas calientes, al quitar la ultima mojar la zona de riñones con agua fría y frotar hasta que se seque.

Anuria.

Falta de orina en la vejiga, una persona que no ha tenido micción durante horas o días.
Por deficiencia de los tejidos renales (anuria verdadera), o la que es provocada por contusiones, quemaduras hemorragias etc o por conductos tapados.
El enfermo pasa varias horas e incluso días sin orinar, no hay dolor durante los primeros 5 días, posteriormente dolores de cabeza y trastornos digestivos, luego de 24 a 32 horas aparece la uremia
Se basa en la ausencia de orina, se debe investigar si es por litiasis en vejiga o uréteres.

No administrar ningún líquido, determinada la causa, se debe actuar rápido para evitar una intoxicación generalizada. se recomienda el jugo de cebolla crudo.
Arterioesclerosis renal

Suele afectar a un solo riñón el cual se muestra duro y engrosado.
Hay dos tipos la maligna y la benigna.
Rigidez de las arterias renales.
Los factores predisponentes, la diabetes, gata, obesidad y otras similares.
La benigna es muy lenta y se presenta en los ancianos, asociada a la hipertensión, escasez y retraso en la eliminación de la orina. En la maligna se presentan los mismos síntomas sólo que más acentuados.
Hipertensión, dolor de cabeza, vértigo, fatiga, digestión lenta. La benigna ataca a adultos mayores y la maligna a personas de entre los treinta y cincuenta años.

Mantener una perfecta higiene de la piel, fricciones generales y baños de vapor, evitar el enfriamiento en la zona de riñón, efectuar cura sol y baños vitales. Seguir el tratamiento general para enfermedades de riñón.

Cistitis

Inflamación aguda o crónica de la vejiga, se presenta con más frecuencia en la mujer que en los hombres.
Infección microbiana que llega a la pared vesical a través de la sangre, uretra o de los riñones.
Polaquiuria, dolor, piuria, albumiuria, y hematiuria no constante.
Hay aguda, subaguda y crónica.
Se basa en la piuria asociada a la poliquiuria y el dolor ardiente en la vejiga.

Liquido en abundancia, evitar café alcohol y condimentos fuertes, evitar café, alcohol y condimentos, para el dolor aplicar cataplasmas de barro en el bajo vientre o compresas calientes o baños de asiento de agua tibia., tizanas de cola de caballo, pelos de elote hojas de nogal y llantén entre otras, agua hervida de cebolla.

Cólico nefrítico.

Dolor violento en la región lumbar. Se acompaña de sensación de dolor en la vejiga
Litiasis renal, hidronefrosis
Dolor intenso en la región lumbar, irradia hacia la vejiga y al muslo del mismo lado, nauseas y vomito. Con duración de algunas horas hasta 2 o 3 días.

Se basa en el dolor localizado y la irradiación del mismo, puede confundirse con cólico hepático solo que este tuene la irradiación ascendentes hacia el hombro derecho.

Para el dolor, compresas calientes sobre la región del vientre y la zona del riñón afectado. Baños de asientos de temperatura creciente, de 30 a 60 minutos, tisanas de manzanilla, tila o menta. Para expulsar el calculo tomar 30 gr. de glicerina mezclados con 30 gr. de agua.

Estrechez de uretra.

Disminución de la luz de la uretra.
Congénita: estrechez verdadera o u obstrucción de pliegues.
Adquirida: nefritis, traumatismos etc.
Disuria, polaquiuria, chorro de orina débil, sensación de vijga llena.

Tratamiento determinado por la sintomatología, principalmente por las molestias en el acto de la micción
Baños vitales, de vapor y de agua fria.

Hidronefrosis y pionefrosis

Acumulación de orina en la pelvis renal dilatada debido a la obstrucción del uréter o de las vías urinarias inferiores.
Congénitas: malformaciones de riñón.
Adquiridas: descenso ociada del riñón, tumores o inflamación, estrechez de uréteres debido a estados patológicos que los estrechan, como la prostatitis e inflamación de útero.

Si es crónica sólo afecta a un riñón puede ser asintomático, pero cuando afecta a los dos se produce un engrosamiento que se puede apreciar a la palpación de la región lumbar. Los dolores son parecidos a los que produce el cólico renal, vomito, nauseas y diversos trastornos digestivos.
Cuando es bilateral y se agrava progresivamente, el paciente puede morir en pocos años por intoxicación urémica.
En base a la palpación del engrosamiento de la región lumbar en la existencia de crisis dolorosas que van seguridad de abundante descarga urinaria. Caben sospechas de hidronefrosis en todos los casos de obstrucción uretral y de tumor de próstata.

Tomar baños vitales como los de tronco con fricción, los de vapor sobre vientre y los chorros de agua fría de rodillas cadera y riñones.

Incontinencia de orina.

Emisiones involuntaria de orina durante el día, síntoma frecuente en cualquier alteración vesical.
Se debe a la deficiencia del anillo muscular que cierra la salida de la vejiga, cuyas causas son parálisis del esfínter, debilidad general, reacciones reflejas de tipo nervioso por la presencia de gusanos en el intestino, miedo, abuso sexual o risa.
Salida de orina.
Centrarse en la búsqueda de cualquier causa que pueda provocar la incontinencia.
Como medida higiénica y preventiva, es importante vaciar la vejiga al sentir los primeros de deseos de orinar, evitar la alimentación rica en condimentes irritantes.
En la enuresis nocturna, la toma de germen de trigo, lecitina de silla. Sales de magnesio y quiromasaje lumbar son tratamientos muy indicados y con buenos resultados
.

Infarto Renal.

Zona isquémica resultante de la opresión brusca de la circulación arterial en el parénquima renal.
Proviene de trombosis o de embolia. Ante un corazón en correcto estado anatómico, la embolia solo puede deberse a corazón izquierdo o a la aorta. Existe una gran frecuencia de infarto de trombo en una placa arteriosclerósica senil. La obstrucción de la arteria renal provoca la muerte del riñón en pocos días.

Dolor importante en la zona lumbar, hematuria y oliguria, el dolor sobreviene junto con la alteración cardiaca.
Por lo ya descrito, hay que tomar en cuenta que el infarto renal secundario a una trombosis es clínicamente más silencioso y puede pasar inadvertido.

Tratamiento sintomático.

Litiasis vesical

Presencia de cálculos o piedras en la vejiga. Pueden ser propios de la vejiga o bien proceder del riñón.
Las causas principales son las estasis urinarias y las infecciones de las paredes vesicales.
Dolor durante la micción, deseo frecuente de orinar, aparición de coágulos de sangre en la orina, detención súbita del flujo de orina durante la micción por la oclusión del orificio, retención de la orina cuando el cálculo se incrusta en la uretra e inflamación de las paredes vesicales.
Presentación de cuadro clínico anterior y radiografía.


Nefritis aguda
Enfermedad provocada por lesiones de naturaleza inflamatoria, aparece por lo general después de haber sufrido anginas o una infección vírica, afecta principalmente a niños y jóvenes.
La causa principal son las infecciones extrarrenales, como las de vías espiratorias, , escarlatina, , cutáneas, etc.
Los primeros síntomas aparecen después de 2 o 3 semanas de haber transcurrido una infección, se presenta inapetencia, debilidad generalizada y temperatura moderadamente elevada. Sed intensa y en ocasiones convulsiones en los niños, hematuria y oliguria, se puede presentar anuria.
Aparición de edemas en parpados y cara. En particular por la mañana
.
Antecedentes de infección, 10 o 15 días antes de los primeros síntomas, hematuria y oliguria, hipertensión arterial y edemas mas o menos claros, acompañados de abotargamiento matutino en cara.
No confundir con nefritis maligna ya que en esta también aparece hematuria e hipertensión.
Tratar la enfermedad infecciosa, si aún existe, reposo absoluto durante la fase aguda, favorecer las evacuaciones intestinales ayudándose con laxantes con hoja sen o cáscara sagrada.
Provocar la sudación mediante infusiones de tila, flor de saúco o malva y baños de vapor de vientre, riñones y piernas.
Infusiones diuréticas como, cola de caballo, pelos de elote, alcachofa, apio y vardana.

Nefritis subaguda.

Se presenta en los casos en que nefritis aguda no logra curarse. Al igual que la anterior se presenta con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes.
Las causa son las mismas que originan las nefritis aguda
La sintomatología es la misma, pero en ocasiones suele evolucionar de forma distinta, manifestándose en primer lugar por edemas el enfermo tiene aspecto pálido y anorexia con adelgazamiento.
No se presentan emisiones de sangre en la orina pero si una gran abundancia de sustancias grasas y de albúmina, la presión arterial no aumenta, sino por el contrario suele presentar unos índices por debajo de lo normal.
Aplicar el tratamiento general para enfermedades del riñón.
Lo mas importante es aumentar la emisión de orina y procurar la desaparición de los edemas, con este fin se utilizaran diuréticos suaves
, es importante alternar su uso para evitar que el organismo se acostumbre a su uso y no responda adecuadamente, pelos de elote, flores de ortiga blanca, hojas de abedul, crudos el apio, cebolla y alcachofa y suprimir el consumo de sal.

Nefrosis.

Enfermedad renal bilateral caracterizada por la presencia de lesiones de tipo degenerativo, es semejante a la nefritis, suele aparecer como evolución de la nefritis, y pudieran confundiese, sin embargo solo presentan un síntoma en común, el edema o hinchazón.
Nefritis lipoidea, nefritis necrótica, nefritis gravídica y nefrosis sifilítica.


Al comienzo aparecen los edemas en cara, abdomen y miembros inferiores por lo general en la mañana, con forme evoluciona la enfermedad se presenta vómito, depresión mental y diarrea.
Hipoproteinemia, aumento de colesterol, baja de presión arterial.
La enfermedad presenta un curso que dura meses e incluso años y se distinguen tres fases: Hidrópica, de transito y andropica
Se basa principalmente en los edemas blancos y blandos y en la ausencia de hipertensión, de uremia y de insuficiencia cardiovascular.

Es de gran importancia la alimentación que debe ser rica en proteínas, ausencia de sal y tisanas de diuréticos suaves.

Prostatitis.

Hipertrofia de la próstata.
Aumento del tamaño de la próstata en hombres mayores de 50 años, adenoma que se implanta en las glandulas situadas en la periferia de la uretra contigua a la próstata que queda desplazada y aplastada que comprime y desvía la uretra.
Al comienzo solo se manifiesta por nicturia y ligera dificultas para orinar. Durante el segundo periodo con trastornos urinario más graves con dificultad para vaciar la vejiga, aparece la uremia. En el tercer periodo se presenta distensión de la pared vesical producido por el cúmulo de orina.

Tisanas de ciprés y castaño de indias.
Y antiinflamatorias como tisanas de semillas de calabaza, gordolobo y llantén

Retención de orina

Acumulo de orina en la vejiga.
Parcial: se debe a la estrechez de la uretra o a la hipertrofia de la próstata.
Total: causada por la parálisis de la pared vesical o bien a una obstrucción completa de uretra ocasionado por un calculo
En la retención completa imposibilidad repentina de orinar a pesar de la intensa necesidad, se advierte un globo vesical grande en abdomen con dolor al palparlo, en retención incompleta el enfermo evacua pero siempre queda un poco por ello se produce la nicturia.
Por la falta total de orina o dificultades diuréticas de retención incompleta y presencia de un globo vesical en el vientre con dolor.
Baños vitales y de tronco con fricción, el baño de vapor y vientre y piernas con chorros de agua fria sobre vientre, piernas, caderas y riñones.
Colocación de una sonda.

Riñón móvil

Estado patológico que se caracteriza por la excesiva movilidad del riñón, puede afectar a uno o a los dos. De mayor incidencia en la edad adulta y en el sexo femenino, cuando es unilateral se manifiesta por lo general en el riñón derecho.
No es muy común, sin embargo suele ocurrir en personas muy delgadas,, o mujeres con muchos embarazos que relajaron la pared abdominal.
Suele pasar desapercibida, en ocasiones se detecta durante la exploración es conveniente no alarmar al paciente, se presentan dolores en la zona renal corres que irradia hacia abajo por el muslo y hacia arriba por el hombro del lado correspondiente a la ptosis, el riñón puede palparse cuando la persona se encuentra en posición erecta, también pueden presentarse trastornos nerviosos como inquietud, nerviosismo y mal humor.

Psicoterapia dirigida para calmar la aprensión, si en individuo es delgado se procura el aumento de la capsula adiposa del riñón, en caso de músculos flácidos se recomiendan ejercicios para tonificar músculos abdominales, uso de faja

Tuberculosis renal.

Infección renal caracterizada por la presencia del bacilo tuberculoso. Aparece por lo general entre los 20 y 30 años y afecta más a hombres.
Focos tuberculoso que existieran en el organismo.
Dolor ardiente y escozor durante y después de la micción, emisiones frecuentes de orina debido a la intolerancia de la pared vesicular a mantener al orina, orina turbia y rojiza, región renal dolorosa, a la palpación profunda se aprecia el aumento riñón.
Mediante la síntomalogia descrita y con el antecedente del paciente en caso de haber padecido antes tuberculosis.
Tratamiento a base de antibióticos.

Uremia

Es el acumulo en la sangre de sustancia nitrogenados procedentes del metabolismo orgánico. La uremia constituye la fase tóxica Terminal de cualquier insuficiencia renal por nefritis.
Uremia renal: causada por la insuficiencia renal aguda o crónica.
Uremia extrarenal: causada por deshidratación, anemia, exceso de calcio en las paredes de los tubulos renales, desnutrición y traumatismos.
Anorexia, debilidad general, náuseas, vomito, bostezo, apatía.
En la etapa critica, trastornos gastrointestinales, trastornos urinarios, trastornos nerviosos.
En la uremia renal se distingue siempre un cuadro de insuficiencia renal precedente que ha degenerado en el estado de intoxicación general.
En la uremia extrareanal se debe tener en cuenta antes de hacer el diagnostico si el paciente ha tenido vomito, diarrea u absorción de sustancias alcalinas.
remitirlo al hospital para diálisis.

Tratamiento general de enfermedades de los riñones.

Es importante la purificación del organismo, para ello se aconseja la siguiente alimentación:
régimen lacto – vegetariano con abundancia de alimentos crudos y jugos e frutas en especial de limón que hace menos espesa la sangre, las frutas y verduras crudas contribuyen a la formación de orina por su contenido rico en potasio y calcio, también son útiles contra la inflamación y neutralizan el excedo de ácido en el organismo. Las monodietas de uno o dos días por semana o el ayuno son de gran valor terapéutico.
La sal esta contraindicada así como el alcohol, café y condimentos.
Se recomienda atacar cualquier foco de infección y promover la sudación para favorecer la eliminación de toxinas por la piel.
Para activar la secreción de orina se recomiendan colocar compresas calientes en la región lumbar, también son útiles
los baños de sol, de asiento, de vapor en vientre y piernas o de cadera y riñones, las curas solares, las fricciones de la piel y los chorros de agua fría sobre las piernas y rodillas.
La Función del riñón se puede estimular con
diuréticos suaves como el jugo de cebolla cruda infusiones de hojas de fresno, hostiga blanca y jugo crudo de diente de león.