ARCILLA: INCREÍBLES PROPIEDADES TERAPÉUTICAS

Un articulo que me mandó Marco hace algún tiempo....
para que sepamos un poco más sobre lo maravilloso del barro o la arcilla.

Viene de Discovery d salud y lo escribió Laura Jimeno
http://www.dsalud.com/alimentacion_numero98.htm

Tiene una infinidad de propiedades:
desintoxicante, antiinflamatoria, descongestionante, depurativa, refrescante, calmante, antibiótica, cicatrizante, hidratante, inmunoestimuladora, desinfectante, tonificante, reguladora de múltiples funciones del organismo, etc.

Es un remedio muy antiguo, uno de los primeros que usó la humanidad para curar todo tipo de afecciones, heridas y problemas inflamatorios, incluso empleado por los animales. Suelen revolcarse en el barro cuando están heridos e, incluso, en ocasiones lo ingieren a fin de encontrar alivio.

La clave de su eficacia parece estar en sus componentes minero-medicinales y
energéticos que contribuyen a poner en marcha los mecanismos que ayudan al cuerpo a
recuperar la salud perdida.
Se trata, en suma, de una posibilidad terapéutica al alcance de todos,natural, sin efectos secundarios y de contrastada utilidad .


Utilizado ya por Hipócrates -considerado el padre de la Medicina- así como por Dioscórides, Galeno y Avicena. Además personajes tan dispares como Aristóteles o Mahatma Gandhi
han recomendado su uso dadas sus propiedades curativas.
Fue de hecho su utilización terapéutica en humanos lo que hizo célebre al abad Sebastian Kneipp cuyos trabajos serían continuados por otros investigadores como Adolf Just -el primero en crear, en 1896, un sanatorio en que se aplicaba la arcilla tanto de forma tópica ( de uso externo y local) como sistémica- o, más recientemente, Raymond Dextreit, naturópata francés autor -entre otros títulos- de El poder curativo de la arcilla (Ibis) y Nuevo tratado de Medicina Natural , Nuestra tierra, nuestra cura (Edaf) en los que se exponen las propiedades e indicaciones de este elemento natural.




Kneipp volvió a popularizar la Hidroterapia, preconizó con
gran dedicación la vida sencilla y añadió a las prácticas
naturistas conocidas el empleo de la tierra y sobre todo el de las
plantas medicinales inofensivas. Dice Honorio Gimeno:
“Después de Kneipp, el médico naturista, además de todo lo
anterior (hidroterapia, dieta vegetariana), receta arcilla y
plantas medicinales inofensivas.”
http://naturalhygienesociety.org/int-esp/images/manual_espanol_INHS.pdf

Adolf Just, como Cristo señaló las virtudes de caminar descalzo
Rafael Lazaeta en su libro La salud por la naturaleza cuenta las experiencias del doctor Adolf Just.


El naturópata francés Raymond Dextreit afirma que la arcilla es una sustancia viva que actúa con discernimiento y frena la proliferación de cuerpos parasitarios, microbios o bacterias patógenas, a la vez que favorece la reconstitución celular sana. La arcilla actúa en el foco de la enfermedad y efectúa una limpieza completa y la evacuación de elementos indeseables como pus. Por su poder de absorción neutraliza y drena las impurezas de los tejidos, retiene todo tipo de líquidos y absorbe los malos olores y decolora.
Su poder de adsorción, en cambio, permite la fijación y neutralización de toxinas y alcaloides: la arcilla capta para evacuar los elementos indeseables del cuerpo o los productos de desasimilación, impurezas que están en estado de suspensión en los líquidos corporales como sangre, linfa y bilis, que son drenados y eliminados.
http://www.herbogeminis.com/usos_y_propied.html

La radiactividad de la arcilla posee un poder regenerador a la vez que absorbe las
radiaciones negativas. Según Dextreit la arcilla estimula la radiactividad de los cuerpos sobre
los que se aplica si ésta es deficitaria, o en caso de superabundancia absorbe su exceso, es
decir, tiene un efecto regulador.

Lo más singular, en todo caso, es que a pesar de tantos siglos de uso y estudio aún no se conoce con exactitud cómo actúa la arcilla en los organismos vivos.
Según los expertos su composición química no basta para explicar sus excelentes resultados en múltiples aplicaciones terapéuticas. De ahí que algunas voces planteen la hipótesis de que la arcilla está cargada de las energías de la Tierra y de que en esa carga reside su capacidad de reactivar y estimular las funciones naturales del organismo.

"La arcilla -afirma por ejemplo el naturópata Michel Abehsera en La arcilla curativa (Edaf), uno de los más fieles defensores de su utilización terapéutica- es un poderoso agente de estimulación, transformación y transmisión.
Y eso es así porque se obtiene de la misma tierra de donde también extraemos gran parte de nuestros alimentos".


FUENTE DE MINERALES

Uno de los factores que hacen de la arcilla un elemento interesante desde el punto de
vista terapéutico es el aporte al organismo de sustancias minerales cuando se utiliza
externamente (como cataplasma, por ejemplo) o internamente (disuelta en agua y bebida). Así,
Nuria Langreo afirma en su obra Salud y belleza con arcillas, fangos y algas (Tikal) que "la arcilla aporta sílice (agente remineralizante y antitóxico importante en los terrenos óseo,
vascular, nervioso y respiratorio que además actúa sobre las fibras elásticas y en la regeneración
de los tendones y la piel), magnesio (fundamental para el crecimiento de los huesos al permitir
la correcta asimilación del calcio drena además el hígado, estimula la bilis, es antiséptico y
antioxidante, activa la regeneración celular y calma y reequilibra psíquicamente), calcio
(importante en la formación y conservación de huesos, dientes y tendones e imprescindible en la
coagulación sanguínea y en la regulación del sistema nervioso), sodio (junto al potasio regula el
equilibrio de líquidos en el organismo), potasio (complementa la función del sodio),
manganeso (forma parte de muchas enzimas y provoca la acción de otras en procesos
antioxidantes y de producción de energía), hierro (produce glóbulos rojos en la sangre, favorece
la circulación y oxigenación del organismo e interviene en la generación de energía) y zinc
(necesario para el sistema inmune es además imprescindible para el crecimiento, la formación
de tejidos y la maduración sexual masculina)".
Cabe añadir que además de aportar al organismo nutrientes imprescindibles la arcilla
-especialmente ingerida- presenta otras cualidades que la convierten en una interesante
alternativa para recuperar o mantener la salud.

TIERRA CURATIVA


Aunque aún no se han desvelado sus mecanismos de acción está comprobado que la arcilla
posee numerosas propiedades terapéuticas. Así...

...se trata de uno de los más eficaces antisépticos y antibióticos que existen en
la Naturaleza pues impide la proliferación de bacterias, hongos, virus y otros elementos patógenos. Y estimula y refuerza las defensas del organismo.

...es un poderoso desintoxicante. Posee gran potencial tanto de absorción de las impurezas contenidas en los tejidos -y que son captadas, neutralizadas y drenadas- como de adsorción -mediante el drenaje y eliminación de las toxinas que se encuentran en suspensión en los líquidos orgánicos-. Además reduce la toxicidad de las sustancias dañinas y neutraliza los venenos.

...mantiene la salud del aparato digestivo. Ingerida alivia los dolores estomacales,
favorece la digestión, reabsorbe las fermentaciones, neutraliza el exceso de acidez y protege la mucosa gástrica además de regular las funciones intestinales, reestructurar la flora y la mucosa,y favorecer la evacuación de las heces y los gases. En caso de úlceras gástricas regenera los tejidos ulcerados y calma la irritación al neutralizar los ácidos estomacales.

...actúa como agente depurador. Como ya hemos mencionado, capta las impurezas suspendidas en los líquidos corporales, las absorbe y ayuda a expulsarlas.

...enriquece la sangre. Se ha comprobado que, ingerida, depura la sangre, mejora la circulación, hace aumentar la cantidad de glóbulos rojos -se desconoce la razón- y la enriquece hasta el punto de poder llegar a curar la anemia más resistente.

...absorbe las radiaciones nocivas. Los expertos creen -aún lo están investigando- que
la arcilla podría ayudar a proteger los organismos debilitados por la exposición continuada a radiaciones ionizantes.
"La arcilla -explica Raymond Dextreit- tiene polaridad positiva y eso explica por qué atrae primero y elimina después todo elemento que en el interior del cuerpo emita radiaciones negativas".

...ejerce una acción reguladora. Sobre el organismo en general y sobre las glándulas endocrinas (tiroideas, suprarrenales, sexuales, etc.) en particular. Las estimula o calma según sea necesario.

...destruye las células enfermas. "No sólo las elimina -afirma el citado naturópata
francés- sino que además estimula la reconstrucción de otras células sanas". Esta cualidad la convierte en un elemento interesante para el tratamiento de numerosas dolencias, entre ellas el cáncer.

...revitaliza el organismo. Lo remineraliza, lo mantiene sano, lo tonifica y equilibra el metabolismo en general.

....es analgésica. Aplicada en forma de cataplasma sobre zonas doloridas -articulaciones, músculos, vértebras, etc.- proporciona un gran alivio.

...se trata de un importante catalizador. Ayuda al cuerpo a absorber, transformar, sintetizar, fijar y asimilar a partir de los alimentos las sustancias nutritivas de las que carece. Además reduce la inflamación, estimula las funciones de la piel, es un potente cicatrizante, ralentiza el deterioro físico y el envejecimiento, favorece la eliminación del ácido úrico y tiene efectos refrescante, relajante y sedante.

En suma, la arcilla previene, cura, descongestiona, alivia, desinflama, tonifica, calma, cicatriza, purifica, mineraliza, absorbe y desinfecta además de revitalizar. Sin duda, un remedio natural de lo más completo.

¿CÓMO UTILIZAR LA ARCILLA?

Como el lector sabe, la arcilla puede administrarse tanto por vía interna -ingiriéndola
oralmente- como por vía externa -mediante cataplasmas y compresas-. Para ambos usos las
arcillas que encontramos en el mercado vienen irradiadas al sol, descontaminadas de gérmenes y materia orgánica y debidamente pulverizadas.

En el caso de las arcillas pensadas para ingerir
carecen por completo de arena y de impurezas habiendo sido machacadas y micronizadas hasta
conseguir un polvo aún más fino que las destinadas a uso tópico.
En cuanto a los recipientes y utensilios a utilizar para su preparación sepa que no deben
ser metálicos o de plástico sino de vidrio, porcelana o madera. Además se debe procurar que el agua que se mezcle con la arcilla sea lo más pura posible y nunca clorada. Una vez añadida el agua necesaria para cubrir ligeramente la arcilla (fría o tibia en función del uso que se le vaya a dar), se deja reposar hasta que se empape y, siempre que sea posible, se expone la mezcla al sol para que la arcilla se "recargue" con la energía solar. Si se prefiere, en el momento de la preparación se pueden añadir otros elementos (extractos, aceites esenciales, plantas, etc.) que refuercen aún más su acción terapéutica.



Si se va a emplear externamente se pueden impregnar en ella unas gasas o compresas o bien hacer una cataplasma poniendo la arcilla mezclada con agua sobre un paño, extendiéndola hasta dejar una masa de un par de centímetros de grosor y colocándola directamente sobre la piel de la zona que se quiera tratar durante un tiempo específico para cada situación y que puede ir desde unos pocos minutos hasta varias horas.

Si la va a ingerir deberá preparar con ella una especie de "leche de arcilla". Por sus
cualidades nutritivas y energéticas basta con una dosis diaria relativamente pequeña para
obtener los beneficios terapéuticos reseñados. En casos agudos pueden aumentarse las
cantidades o reducirse los tiempos entre cada toma.

"La regla general -afirma Marie-France Muller, autora de Cómo cura la arcilla (RBA)- es tomar una cucharadita diaria en el caso de los adultos y media en el caso de los niños menores de diez años. Se disuelve en medio vaso de agua mineral sin hervir. La dosis puede aumentar a 2 o 3 cucharaditas al día en algunas infecciones intestinales o úlceras estomacales. Es preferible tomar esta bebida inmediatamente después de levantarse o por la noche al acostarse. Lo recomendable es hacer una primera cura de agua arcillosa muy diluida, mucho líquido y alimentación sana durante tres semanas. Luego se suspende la toma de arcilla durante siete días y se vuelve a empezar. Pasado un tiempo la arcilla podrá tomarse en semanas alternativas. Esta cura puede seguirse durante meses o toda la vida".

Por lo demás, es fácil tratarse con arcilla. Como vemos, la preparación es simple,
podemos tenerla en casa, es barata, natural, versátil, en las dosis oportunas no conlleva peligro
alguno, la puede usar cualquier persona independientemente de su edad o estado de salud y los resultados no se hacen esperar cuando se combina con una alimentación sana y unos hábitos saludables.

Como se suele decir, bueno, bonito y barato.
Y lo es pero, como siempre, recomendamos que antes de decidirse a iniciar cualquier tratamiento, por muy natural que éste sea, se deje aconsejar por un profesional. Especialmente si piensa tomarla ingerida y tiene tendencia al estreñimiento, si para tratar éste está tomando aceite de parafina (este aceite puede endurecer la arcilla y ocluir el intestino), si está tomando algún tratamiento médico -aunque sea homeopático- porque éste puede verse alterado o si padece hipertensión. Tenga todos estos consejos en cuenta y decídase, si lo considera oportuno, a desayunar esta tierra curativa. Su organismo se lo agradecerá.
Laura Jimeno
Indicaciones
Indicaciones La arcilla -ya sea en su aplicación tópica o sistémica- se ha mostrado eficaz en el
tratamiento de numerosas dolencias. Algunas de ellas -recogidas en La arcilla, tierra milagrosa
(Cuadernos de Naturismo) del doctor Romolo Mantovani- son éstas:
Abscesos.
Acidez de estómago.
Acné.
Afecciones intestinales.
Aftas.
Amigdalitis.
Anemia.
Arrugas.
Artritis.
Arteritis.
Artrosis.
Asma.
Astenia.
Bronquitis.
Calambres.
Cálculos renales.
Cáncer.
Cansancio.
Cistitis.
Colitis.
Contusiones.
Dermatosis.
Descalcificación.
Diarrea.
Dismenorrea.
Dolores musculares.
Eccemas.
Estados depresivos.
Estreñimiento crónico.
Fibromas.
Fiebre.
Fístulas.
Flebitis.
Flemones.
Forúnculos.
Gastroenteritis.
Gingivitis.
Gota.
Hemorroides.
Hepatopatías.
Heridas.
Herpes.
Hiper o hipotiroidismo.
Hiperuricemia.
Hipotensión.
Inflamaciones locales.
Intoxicación alimentaria.
Llagas.
Lumbago.
Meteorismo.
Micosis vaginales.
Migraña.
Nefritis.
Osteoporosis.
Otitis.
Parásitos intestinales.
Piel grasa.
Piorrea.
Problemas de la vesícula biliar.
Prostatitis.
Psoriasis.
Quemaduras.
Quistes ováricos.
Sinusitis.
Sudor excesivo.
Supuraciones.
Trastornos digestivos.
Úlceras estomacales.
Varices.
Tipos de arcilla
Los diferentes tipos de arcilla poseen en general las mismas cualidades pero en proporciones diferentes. Esto explica que una arcilla pueda ser particularmente eficaz para una dolencia determinada o para una persona concreta y no para otras. De ahí que se recomiende consultar con un especialista antes de decidirse por una u otra.

Sepa, en todo caso,que las más solicitadas en los herbolarios por su versatilidad, eficacia y disponibilidad son las siguientes:

-Arcilla verde. Es la más utilizada. La mejor es la montmorillonita o bentonita (que suele ser verde pero que puede también ser blanca y hasta azul). Es muy rica en magnesio y contiene silicio, potasio, cal y fosfatos, entre otros elementos. Es, a la vez, desintoxicante, remineralizante y absorbente.
En forma de cataplasma sirve como antiinflamatorio y analgésico e ingerida calma las úlceras de estómago y regula las funciones del intestino, entre otras propiedades.
-Arcilla blanca. También llamada caolinita. Está compuesta principalmente por silicio y aluminio. Ingerida resulta especialmente interesante para la protección de las mucosas gástrica e intestinal por su acción antibacteriana, antiinflamatoria y cicatrizante. Disuelve las fermentaciones, absorbe las toxinas y ayuda a combatir el estreñimiento.

-Arcilla roja. La atapulgita -que también puede ser blanca o verde- es muy utilizada por sus virtudes medicinales debido a su fuerte poder absorbente en curas gástricas, úlceras, colitis, etc. El color rojo se debe a su mayor contenido en óxidos de hierro.
En el mercado se puede encontrar también arcilla negra, principalmente de efecto cicatrizante y regenerador.
José Antonio Campoy

2 comentarios:

daniel dijo...

FELICITACIONES Y GRACIAS A PLANTAS QUE CURAN POR EL EXCELENTE ARTÍCULO A CERCA DE LA ARCILLA Y SUS MÚLTIPLES PROPIEDADES.

TRINIDAD dijo...

Mis felicitaciones por este documento, acerca de La arcilla. Ocupo la arcilla blanca que existe en el norte de mi país Chile, considero que es una fuente fantastica de salud,un perfecto circulo que tenemos todo ser humano, de la tierra venimos de ella nos alimentamos y a ella vamos.